DISCO REVIEW: Electrc Ladyland

"No daría un carajo por la pIata, gastaría hasta el ultimocentavo en un disco, si éste fuese bueno". Quien dijo es tas palabras nació en SeattleEstados Unidos, se llamó James Marshall Hendrix y pertenecía al signo de Sagitario.

Sus ídolos fueron; entre otros, Willie Dixon y Muddy Waters. Su color de piel contrastaba con las telas de mil colores que dejaba tendidas mientras acariciaba las cuerdas. Su primer simple "Hey Joe", apareció en el mercado y reflejó una constante en su vida la veloz carrera hasta el agónico final. Las drogas le abrieron la cabeza y lo lanzaron a un universo de sonidos tan imposibles como reales.

Woodstock le dio el espaldarazo. En el mítico escenario y frente a las multitudes tocó el himno nacional norteamericano, una muestra de osadía en los '60. Un caso curioso de "Shooting Star", que en vez de disiparse iluminó el cielo para siempre.

Los discos que en 1968 editó como "Electric Ladyland" son una sucesión vertiginosa del sonido Hendrix, en el que varios grupos parecen tocar a la vez. Pero no, es tan sólo Jimi, Cox y Mitch. Se destaca “All Along the Watchtower", tema de su maestro Dylan.

Este disco básico padeció las tijeras de la censura por su tapa, que muestra un grupo de mujeres desnudas. Era una época en la que el cuerpo se tapaba por pudores malentendidos. Fue hace 31 años y algunos países editaron la tapa del disco con una inocente foto del grupo (Alemania). Otros mutilaron la obra con impunidad (Uruguay) y otros tantos la ignoraron (Argentina).

Por Hugo Latorre

 

EL GALLO CANTOR © 2008 Discos | Libros | Coleccionables
Av. Corrientes 1382 | LOCAL 23 | Buenos Aires | Argentina | CP 1035
Sitio Optimizado para verse en IE 7 o superiores
Resolución de pantalla 1024 x 768 o superiores

Visitas Online

Tenemos 2 invitados conectado(s)