DISCO REVIW: Pearl

Janis Jóplin propaló su aullido desde que nació hasta su muerte prematura. Su vida fue una constante queja, un eterno lamento que no por casualidad volcó al blues.

Con su vida errática en busca del amor que supone que merece toda persona, abrió su corazón de par en par y entre todas sus canciones mostró al público lo vacía que estaba. Dejó al Big Brother y su grupo y comenzó su carrera solista con las dificultades que traen la droga y el alcohol en su dupla feroz.

Cantó en un Woodstock que la consagró. Y cantó frente a miles de personas en esas giras interminables que tanto odiaba porque sabía que luego del show nada la salvaba de su cara solitaria en el espejo del camarín.

Pero más que nada cantó desgarrada para sí, para su cuerpo malquerido por la gordura, para la imposibilidad del afecto a su más leve atisbo. Cantó para su ego lastimado.

Tal vez su voz se quebró mucho antes que la llegada de la fama, antes de alcanzar la gloria, que fue lo que vino después de su muerte en 1969 ...  Allí nació la leyenda. Pasó a integrar el panteón de los elegidos y junto a Jim Morrison y Jimi Hendrix formó el trío indispensable si se hace un repaso por las historias más trágicas del rock de rodas las épocas. Ahora descansa y ya no le pide a nadie, ni a Dios, que le compre un Mercedes Benz (quizás hubiese sido mejor que le hubiese dado la música para ese tema). Janis dejó el aullido para más tarde ... más tarde.

Por Hugo Latorre

 

EL GALLO CANTOR © 2008 Discos | Libros | Coleccionables
Av. Corrientes 1382 | LOCAL 23 | Buenos Aires | Argentina | CP 1035
Sitio Optimizado para verse en IE 7 o superiores
Resolución de pantalla 1024 x 768 o superiores

Visitas Online

Tenemos 5 invitados conectado(s)